¿Forma parte de nuestro comportamiento opinar? La respuesta a esta pregunta no se puede ofrecer de forma sencilla. Pues si bien es una realidad que cómo seres sociales tenemos capacidades y derechos a opinar, también es cierto que la opinión debe ser enseñada. No para manipular ideas o concepto sino como una forma de expresión para que los seres humanos vivan en democracia.

 

El ser humano como ser político y social debe compartir el derecho y el deber de la opinión. Es decir debes saber que puedes expresarte sobre cualquier materia que desees, pero tienes que comprender que sobre algunas es imprescindible a veces que digas lo que piensas. Estos derechos y deberes de la opinión se expresan según el área de repercusión e influencia hacia el individuo, que puedan tener los hechos o asuntos que se debaten.

Tomemos por ejemplo los sistemas educativos. Estos en aras de cambiarse o aplicar reformas deben oír las opiniones de alumnos y padres. Es importante que se sepa que los alumnos tienen el derecho a opinar sobre el mismo, pero que los padres más que un derecho tiene la obligación de opinar sobre el tema puesto que ellos son los responsables en gran medida del futuro de sus hijos.