Cuida tus plantas y mantenlas de la forma más natural posible utilizando técnicas como la ecología para lograr un auténtico jardín español.

El jardín español se caracteriza por el frescor, la humedad, los sonidos, el verdor y la fragancia. Este tipo de jardín está adaptado a las situaciones de sol y calor propios del país, por lo que el agua es el elemento primordial y alrededor del cual se puede articular toda la infraestructura de la jardinería.

Es importante tener en cuenta el clima en que se dan los jardines. En el mediterráneo, entendiendo que tal clima se extiende por Asia, hasta la India y China, los jardines pueden gozarse durante gran parte del año, de modo que se aprecian más las plantas aromáticas, aunque tengan la flor pequeña.

En el sur de España se ha mantenido una tradición de jardines aromáticos (que se conocían como huertos de flor, antes de que la palabra francesa, jardín, se introdujera en nuestro idioma). El olor a jazmín, azahar, dondiego de noche, todas ellas flores de pequeño tamaño, impregna la idea del jardín andaluz, donde la flor para cortar tiene poco espacio y el olor le roba todo el protagonismo al color. No sería la primera vez que vemos celebrar una boda en un jardín aromático con maravillosas flores (ver aquí).